500x500

Reglas de Seguridad

Carlos González en TEDX Valencia


Un video de 18 minutos, práctico y conciso. Se los recomiendo mucho.

Normalmente asociamos a los bebés con papillas y purés. Y hemos oído que todo tiene que estar machacado, licuado o ya cuando sean más grandes cortados en pedacitos muy chicos para que no se ahoguen. Entonces cuando empecé a leer acerca de baby led weaning, de las primeras cosas en las que pensé fue acerca la seguridad de este método. ¿No se va a ahogar el bebé?


Al introducir sólidos, sea cual sea la técnica, es importante observar simples reglas de seguridad. De hecho, aún en los días que se recomendaba (erróneamente) comenzar sólidos a los 4 meses, a los 6 se decía introducir comida en trocitos o ‘comida de mesa’ para ayudar a desarrollar y fortalecer la masticación. Con el baby led weaning o auto alimentación, la única diferencia es que nos saltamos la etapa de los purés. Asi que siempre y cuando se sigan las reglas de seguridad, el riesgo de ahogamiento es el mismo que con cualquier otro método de introducción de sólidos. Inclusive puede ser más seguro ya que al permitir que el bebé controle lo que se lleva a la boca, le estamos ayudando a aprender a comer de manera segura y en el orden natural.


Esto es porque los bebés no son capaces de tragar sólidos sin reflejo nauseoso hasta no desarrollar la capacidad de masticar. Y no desarrollan esta habilidad hasta después de tener la capacidad de agarrar cosas (motricidad gruesa). Por eso es uno de los requisitos para saber si tu bebé está listo para comenzar con sólidos. El “agarre de pinza” (motricidad fina) se desarrolla aún después. Este orden natural de desarrollo ayuda a disminuir el riesgo de ahogamiento. La naturaleza es sabia.


Dicho de otra manera, el desarrollo general de un bebé parece ir al mismo ritmo que su habilidad para meterse comida a la boca y digerirla. Si a tu bebé todavía le cuesta trabajo llevarse la comida a la boca, es probable que todavía no esté listo para comer. Es importante que resistas la tentación de ‘ayudarlo’, tu bebé comerá cuando está físicamente lista y apresurarla aumenta el riesgo de ahogamiento.


Sea cual sea el método que eligas para introducir alimentos, utiliza tu sentido común y siempre mantén un ojo en tu bebé. Los accidentes suceden en un segundo. Y recuerda:


  • Nunca dejar a tu bebé solo.

  • Esperar a que tu bebé esté listo (ver requisitos).

  • Nunca meter alimentos en la boca del bebé. Él debe ser el único en hacerlo. (Si haces BLW).

  • Evitar alimentos peligrosos. Nada de frutos secos; y si le das alimentos redondos como uvas o cerezas que sea partidos por la mitad de manera vertical.

  • Lavar las manitas de bebé porque con ellas come.


Cabe mencionar que sin importar si empiezas con purés o baby led weaning toma en cuenta que la mayoría de los bebés son capaces de comer “finger foods” (comida que pueden agarrar ellos mismos) a los 8 meses y la comida que come el resto de la familia a los 12 meses de edad. Según la OMS, existe una “ventana crítica” de tiempo para introducir comida con grumos. Se ha visto que si los sólidos son introducidos después de los 9 meses se puede incrementar el riesgo de dificultades para comer. Entonces sea cual sea tu método de alimentación, es recomendable incrementar la consistencia (puré, grumos, “finger foods”, etc) de comida con la edad.


"El niño para aprender a comer normal necesita que le demos comida normal. Y lo que podría ser muy sencillo, muy fácil de aprender a los 6, a los 8, a los 9 meses, se convierte en algo muy difícil a los 2, 3 años… Que al final aprenden todos. "

Carlos González, pediatra y autor